WEB EN PRUEBAS, WEB EN PRUEBAS
Gastos de envío 5 euros
Envíos contrareembolso
¿ Quieres publicar un pequeño relato en esta web? envíalo y lo subiré gustosamente.

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho” Cervantes

Sadrac en el Horno, Robert Silverberg



PVP: 4.00 Euros

Título: Sadrac en el Horno
Autor:  Robert Silverberg
Idioma: Español
Editorial: ultramar
ISBN: 84-7386-384-4
Estado: bien, páginas amarillas del tiempo, segunda edición 1989



Sadrac Mordecai es el médico personal de Genghis II Mao IV Khan. El dueño del mundo.Tras una sucesión de catástrofes naturales, guerras, plagas y desgracias varias desde el corazón de Mongolia se alzó la figura homogeneizadora de Genghis II Mao IV Khan, un tirano que consigue apoderarse y rehacer las maltrechas estructuras de gobierno a nivel mundial y organizar de nuevo una sociedad traumatizada y sobre todo aterrorizada por una terrible enfermedad de carácter vírico: la descomposición orgánica. Genghis controla además el antídoto contra la misma, y mediante una medida política de palo y zanahoria consigue mantener el mundo en funcionamiento.Pero a Genghis la ascensión a tanto poder le llegó en una edad ya avanzada, y una de sus obsesiones es perpetuarse en el poder. Para ello su equipo médico, encabezado por Sadrac, se encarga de controlar su salud y renovar sus órganos cuando estos fallan, por otro, tres líneas de investigación estudian la forma de preservar indefinidamente su esencia.Sadrac se sabe un privilegiado, respetado y admirado por quienes rodean al Khan, no es temido por nadie, ni tiene enemigos, realiza su trabajo escrupulosamente, y es el único capaz de dar órdenes al Khan. Pero esa misma rectitud hace que a Sadrac se le planteen serios dilemas morales en lo que respecta a la previsible inmortalidad del Khan, sobre todo cuando él mismo se convierte en un elemento clave de la misma.Una de las cuestiones que más sorprende de la novela es que no está contada en el habitual tiempo pasado, sino en presente, lo que le añade un curioso atractivo. Silverberg también juega con el misterio de la fulgurante ascensión y oscuro pasado del Khan, hasta el punto de que, a modo de pasatiempo, hace escribir a Sadrac un diario apócrifo con lo que el médico supone los pensamientos del gobernante, e intercala aquí y allá, aportando otro punto de vista más a la narración.


Opinión de los lectores:

Con SADRAC EN EL HORNO he vuelto a las viejas costumbres de lector impenitente y concentrado: pasarme de estación de metro, lo que me dice mucho acerca de la novela. Pocos libros (en el último año sóloCAMELOT 30K) han sido capaces de abstraerme hasta el punto de conseguir hacerme olvidar empujones, acelerones, frenazos, traqueteos y los avisos de la megafonía. Alguna vez he hablado de la especial relación entre la literatura y los transportes públicos: si un libro es capaz de resistir a todas esas peripecias (y algunas peores aún) y envolver en una burbuja al lector estamos ante un libro sólido y consistente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario